¿Cómo fumas?

Mucha gente quiere dejar de fumar y no lo consigue. Quizás porque nunca hayan ido al origen – a la primera vez que fumaron y a la o las situaciones difíciles que hubieron en su vida en aquel momento.

Fumar es una compensación, un síntoma que sigue a un bioshock, una situación mal vivida.

Hay personas que fuman “a fondo”. Queremos llevar el humo hasta los alvéolos pulmonares que correspondería al miedo a la muerte.  El humo va a engañar a nuestra biología y atenuar ese miedo a la muerte. Quizás alguien se estaba muriendo o yo misma estaba en peligro.

Los que solo fuman “en los bronquios”

La tonalidad conflictiva es: me siento amenazado en mi espacio. “Tengo espacio, libertad” se coloca en el lugar de la amenaza. Con el tabaco, el contacto con el territorio, se vive el espacio y esto de alguan manera engaña al cerebro. También puede ser una solución de comportamiento ante un conflicto de territorio (ej. mi marido no me deja libertad, territorio, sus asuntos invaden el último rincón de mi vida, mis hijas desarrollan enuresis: de esta forma, ellas marcan su territorio por la noche, cuando papa duerme y yo fumo de día y encuentro un espacio/territorio, un alivio en mis bronquios con el humo.”

Los que fuman “sin tragarse el humo”

Suelen ser conflictos en la boca, podría corresponder a un destete mal vivido.

Los que fuman haciendo pasar el humo “por la nariz”

Aquí habría que buscar conflictos de angustia, que están relacionados con los senos paranasales.

Como siempre esto son hipótesis y deben ser verificadas en cada persona.

Deja un comentario